¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo es un problema de la vista bastante habitual que se produce cuando la forma de la córnea no es esférica o no tiene forma irregular. En un ojo sano, la córnea es prácticamente circular y uniforme en todos sus ejes. Cuando la curvatura de la córnea es irregular, la retina no recibe correctamente la luz que penetra en el ojo, lo que provoca una visión borrosa y deforme a cualquier distancia a la que se encuentren los objetos que miremos.

La persona que sufre de astigmatismo ve de forma imprecisa de cerca y de lejos. Su visión es imprecisa, siendo difícil distinguir de forma nítida algunas formas y detalles, como los contrastes entre líneas horizontales, verticales, oblicuas o elementos redondeados (letras a, o, u, d, b).

El astigmatismo puede ser una patología aislada, pero por lo general va acompañada de miopía o de hipermetropía.

¿Cómo tratar el astigmatismo?

El astigmatismo puede corregirse llevando gafas o lentes de contacto. No obstante, en el caso de los adultos y si la patología se ha estabilizado y no evoluciona, su oftalmólogo podrá proponerle una intervención con láser o lentes fáquicas.

Cuando el astigmatismo va acompañado de cataratas o de presbicia, puede corregirse mediante la tecnología trifocal. 

Saber más