¿Qué es una catarata?

La catarata es la opacificación progresiva del cristalino, que es una lente transparente situada en el interior del ojo. Este fenómeno reduce la cantidad y la calidad de la luz que penetra en el ojo y que es fundamental para la vista. La visión pasa a ser borrosa, los colores se perciben de forma apagada y aumenta la fotosensibilidad.

La catarata figura entre las primeras causas de pérdida de visión en el mundo; se considera un auténtico problema de salud pública. En general, se suele dar en personas de más de 60 años, pero puede afectar igualmente a niños (catarata congénita). 

Al principio del desarrollo de la catarata, los pacientes no se percatan de que sufren dicha enfermedad porque sus efectos sobre la vista son pocos o inexistentes. La opacificación más importante del cristalino agrava los síntomas e implica un deterioro importante de la vista, que puede llegar a provocar ceguera.

 

¿Cómo puede tratarse la catarata?

El único tratamiento eficaz de la catarata es la cirugía. La cirugía de la catarata es la cirugía que más se practica de todas las especialidades quirúrgicas. Las cataratas suponen una causa muy común de deterioro de la vista. En los últimos años, se ha realizado avances importantes en el tratamiento de esta enfermedad; la mayoría de las personas que la padecen hoy pueden contar con recuperar su vista por completo o, al menos, en su mayor parte.

En dicha intervención quirúrgica del ojo, el cirujano retira el cristalino opaco y lo reemplaza por una lente intraocular transparente que cuenta con excelente precisión óptica.

Existen tres opciones de reemplazo de lentes naturales: la lente intraocular monofocal, bifocal o trifocal.

 Saber más