¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es lo contrario a la miopía. El hipermétrope no distingue con nitidez los objetos que están cerca. Sobre todo, tiene dificultades para ver de cerca y para leer.

La hipermetropía aparece cuando la longitud total del ojo es demasiado corta o si la curvatura anterior de la córnea no es suficientemente pronunciada. La luz se concentra detrás de la retina en lugar de concentrarse sobre la misma, lo que implica una visión borrosa.

Las personas que sufren hipermetropía se quejan a menudo de dolores de cabeza o de fatiga ocular por los esfuerzos que tiene que hacer el cristalino para acomodarse (ajustarse) de forma permanente y formar una imagen nítida de lejos y más aún de cerca.

La hipermetropía puede manifestarse desde una edad temprana.

¿Cómo tratar la hipermetropía?

La hipermetropía puede corregirse perfectamente llevando gafas o lentes de contacto. No obstante, en el caso de los adultos y si la patología se ha estabilizado y no evoluciona, su oftalmólogo podrá proponerle una intervención con láser o lentes fáquicas.

Cuando la hipermetropía va acompañada de cataratas o presbicia, puede corregirse mediante la tecnología trifocal. 

Saber más